¿Por qué tanta polémica con la final de la Copa del Rey?

By | March 5, 2015

Como hace tres años, el FC Barcelona enfrentará al Athletic Club de Bilbao en la final de la Copa del Rey este sábado 30 de mayo. Ambos equipos son los que más finales de esta competición han jugado (ambos con 36) y los que tienen la mayor cantidad de títulos (26 para el Barça; 23 para el Athletic). Como hace tres años, catalanes y vascos necesitan una cancha neutral, por lo que quieren jugar el partido en Madrid, capital española. Específicamente, en el Santiago Bernabéu, estadio del Real Madrid, que puede albergar a más de 80,000 personas. Pero, como hace tres años, la final seguramente no se jugará allí ante la negativa del Madrid para ceder su estadio.

Parte de esta negativa está relacionada con lo que la afición merengue y sus directivos consideran un oprobio histórico. En 1997, el FC Barcelona ganó la Copa del Rey en tiempo suplementario frente al Real Betis Balompié en el Bernabéu (3-2, con un gol de Juan Antonio Pizzi y un doblete de Luis Figo). Los culés dieron la vuelta olímpica en la cancha del eterno rival; los aficionados hicieron serios destrozos en las instalaciones del estadio; el vicepresidente del club en ese entonces, Joan Gaspart, se unió a las celebraciones en el terreno de juego; y en los megáfonos sonó el “¡Barça, Barça, Baaaaaarça!” del himno culé.

cabron

(Pintas de hinchas del Barcelona en las paredes de los servicios higiénicos del Santiago Bernabéu tras la Copa que los culés consiguieron en 1997.)

En 2012, el Barcelona ya pidió la cesión del Bernabeu para la final de Copa pero el Madrid se negó. La excusa de la institución merengue fue que los servicios higiénicos del Bernabéu necesitaban remodelación y estas obras estaban ya programadas con antelación para la fecha del partido. La final se jugó en la capital de todos modos, pero en el Vicente Calderón, estadio del Atlético de Madrid. El Barcelona goleó 3-0 al Athletic con un gol de Lionel Messi y un doblete de Pedro Rodríguez, con lo cual consiguió su más reciente título en el certamen. Este año, según el periódico As, el Madrid no cedería el Bernabéu pues su equipo filial, el Real Castilla, podría jugar los playoffs para el ascenso a Segunda División A entre el 23 y el 31 de mayo. Es tradición que el filial madridista juegue este tipo de partidos en la cancha del equipo profesional para tener una mayor cantidad de hinchas alentando a las jóvenes promesas merengues.

Pero la negación de ceder su estadio a catalanes y bilbaínos no solamente se basa en un reprobable capítulo de la eternal rivalidad Real Madrid- Barcelona.

En 2012, los hinchas de ambos finalistas, equipos de regiones con marcadas tendencias independentistas, pitaron el himno nacional español a pesar de que Felipe de Borbón, entonces Príncipe de España, se encontraba presente en el Vicente Calderón. Desde la prensa madrileña, ya se muestra preocupación por que hechos similares ocurran en la primera final de Felipe VI como monarca español. En otras palabras, se teme que el Bernabéu, así como lo fue el Calderón en 2012, sea utilizado como un espacio político en el que se proclamen reivindicaciones independentistas por parte de las hinchadas de ambos clubs finalistas.

¿Cuáles son, entonces, las posibles soluciones? El Camp Nou y San Mamés, estadios del Barcelona y el Athletic respectivamente, están descartados en primera instancia porque la final suele ser en un campo neutral. (No obstante, la final entre Real Madrid y Atlético, al ser ambos equipos de la capital, se jugó sin problemas en casa merengue con victoria de los colchoneros 2-1).

El Vicente Calderón no podrá albergar la final este año porque el grupo metalero AC/DC tiene programado un concierto en el estadio colchonero para el día 31 de mayo, 24 horas después del partido. El grupo, asimismo, tocará dos días antes en Cornellà-El Prat (Barcelona), del Real Club Deportivo Espanyol, por lo cual este escenario también está descartado-además, su reducida capacidad de 40,500 personas lo vuelven una opción poco apetecible.

El estadio de Mestalla, del Valencia Club de Fútbol ya ha acogido tres finales en los últimos seis años: otro Barcelona-Athletic en 2009 (4-1 para los culés); y dos Real Madrid-Barcelona, (en 2011, 1-0 para los merengues, con gol de Cristiano Ronaldo en tiempo de descuento, y en 2014, 2-1 para el Madrid con goles de Ángel di María y Gareth Bale). De hecho, la alcaldesa de Valencia, ha reiterado que le gustaría que la final se juegue en dicha ciudad. El gran pero para Mestalla es su capacidad. A pesar de ser el cuarto estadio más grande de España (puede albergar a 55,000 espectadores) no se compara a los 98,767 del Camp Nou ni a los 81,044 del Bernabéu.

Curiosamente, el tercer estadio con mayor capacidad se encuentra en una localidad neutra, Sevilla. Sin embargo, el Estadio Olímpico de La Cartuja (57,619 espectadores) no tiene la carga simbólica ni política que sí posee el Bernabéu para el Barcelona y el Athletic. La polémica está servida.

2 thoughts on “¿Por qué tanta polémica con la final de la Copa del Rey?

  1. bantal mobil unik

    Yo era un seguidor de barcelona, actualmente no leonel messi que se convirtió en rey llevó, medio actual messi máximo goleador, mientras que en España

    Reply
  2. Caroline Yarborough

    Que interesante que ha sido esta tensión entre la capital y estas regiones con la cuestión de los movimientos independentistas en el espacio de los estadios de fútbol. Pienso que tu análisis es muy interesante porque revela la cuestión del papel de las hinchas en el deporte: ¿Los equipos son responsables por las acciones de sus hinchas?

    La acción de las hinchas de FC Barcelona, quien pitaron durante el himno nacional (en la presencia de Felipe también) en el estadio Vicente Calderón en Madrid durante la copa del rey, se usó como una razón a no se permitió a este partido (entre FC Barcelona y al Club Atlético de Bilbao) estar en Bernabéu. Estas acciones aumentaron la preocupación de Bernabéu sea utilizado como un espacio político, especialmente después del tensión política que existe actualmente desde todo que ocurrió con el referéndum este otoño. Vemos aquí que como actúan las hinchas puede tener gran impacto en el contexto del ambiente político, y además en como responden las asociaciones del fútbol y los gobiernos locales (en este caso, la influencia de las fuerzas nacionales que dirigen las acciones de la política en Madrid) Claro que un club no tiene control o responsabilidad por las acciones de todas sus hinchas: pero es muy notable que el nivel de responsabilidad aumenta mucho cuando las acciones ocurre en el estadio como vemos en este caso. En contraste, creo que el nivel de la responsabilidad sobre las hinchas de Chelsea, quien discriminaron en el Tube contra el hombre negro, todavía existe (mucho) pero es menos porque sus acciones ocurrieron fuera del estadio.

    Tu comentario, que es muy difícil a encontrar un estadio sin una carga simbólica ni política en este mundo, es muy interesante y pienso que es una resulta del paso de tiempo y la edad de los estadios. La creación de estas historias de estadios genera significados con todos los estadios: significados sociales, culturales, y políticos que se adjuntan a los estadios con cada evento significo o importante.

    Finalmente, quiero comentar sobre la pitando de las hinchas durante el himno nacional. Este me di cuenta sobre la opinión de un profesor de Barcelona quien me enseñó una clase este semestre pasado en Madrid. El era un profesor de la política, entonces no nos reveló sus opiniones políticas con el intención de ser más “neutral”. A pesar de esto, él hacía una broma mucho sobre la separación de Cataluña de España. Él decía, si Cataluña se separe de España, no existiría el FC Barcelona, porque no estaría en las ligas españolas. ¿Así, quien competiría contra? Mi profesor nos decía que algunas hinchas (catalanes) argumentan esto como una razón a no separarse de España. En ese momento, pensé que era un chiste, porque no parecía como una razón tan fuerte o valida a existir como un argumento. Esta clase (que estamos en) me obliga a re-evaluar. Claro que hay muchos argumentos culturales como razones de separarse Cataluña de España. ¿Esto contra-argumento (de fútbol) es tan fuerte que puede existir como un argumento real en la discusión? Quizás. Pero la pitando durante el himno nacional, otra vez, me causa a creer que es solamente un chiste, si aparece una mayoría o consenso de hinchas catalanes para la independencia.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.