¿Por qué intentarlo si sabes casi definitivamente que fracasarás?

Muchos de los mejores clubes del mundo emplean alumnos de las academias españolas en sus listas. Estas academias, como La Masia de Barcelona y La Fábrica de Real Madrid, tienen una tradición muy historica de excelencia en la producción de estrellas. En 2016, 41 jugadores de La Fábrica y 30 de La Masia jugaron con equipos de La Liga (Fitzpatrick). De los 23 jugadores que hay ahora en la Selección Española, ocho jugaban con una de estas dos academias cuando eran niños. Además, la Masia fue la primera academia donde se formaron los tres finalistas del Ballon d’Or – con Andrés Iniesta, Lionel Messi, y Xavi Hernandez – en 2010.

Iniesta, Messi, y Xavi con el Balon d’Or 2010

A pesar del éxito aplastante de los alumnos de estas academias, solo un número limitado de niños en este sistema termina triunfando. Las estadísticas para las academias británicas muestran que, de todos los niños que empiecen en el sistema antes de la edad 9, menos del 0.05% tienen éxito como un profesional más adelante en sus vidas (Romeo). Esa es una tasa de deserción del 99%, y esta tendencia es verdadera en muchos países y ligas juveniles, incluyendo en España. Según la Real Federación Española de Fútbol, habían más de 106.000 niños registrados en el fútbol juvenil en 2017, pero en todo momento, hay solo espacio para 486 jugadores en los 20 equipos de la Liga. No hay espacio para que cada niño tenga éxito al nivel profesional.

La mayoría de los jugadores juveniles de los clubes profesionales no consiguen su objetivo antes de sus decimoctavo cumpleaños. Cuando los jugadores no logran cumplir las expectativas altas de habilidad y temperamento de sus entrenadores, ellos son soltados de la rigidez de la vida en las academias y expuestos a la vida real. La Masia entrena a más de 300 jugadores en su academia en Barcelona, pero menos de dos jugadores ‘se gradúan’ cada año. Los números de La Fábrica son similares.

Miles de niños juegan en academias profesionales en España cada año, pero la probabilidad de éxito es baja. Entonces, la pregunta es: ¿Por qué aún lo intentan tantos niños? Trataremos de explorar los beneficios y sacrificios de los niños en dos de las academias del fútbol más significativas en España.

Las dificultades

La vista de academias juveniles empieza y termina con la búsqueda despiadada de las estrellas nuevas. El deseo por el mejor talento, que es el pilar fundamental de las academias, se origina en las estructuras económicas de los clubes profesionales. Los mejores clubes de España, incluyendo Barcelona y Real Madrid, están combatiendo entre ellos por el talento joven. Esto es porque es más barato entrenar a los niños futbolistas que pagar frecuentemente los altos precios de un fichaje excelente.

Por ejemplo, el Real Madrid obtuvo el contrato del jugador holandés, Wesley Sneijder de la academia de Ajax por casi 27 millones de euros, y en 2009 el mismo club gastó $132 millón por el contrato de Cristiano Ronaldo del Manchester United (Sokolove, Gsibat). Las academias reciben la primera elección de los contratos de los niños que se gradúan de sus programas. Si el Real Madrid pudiera entrenar a sus estrellas futuras de mejor calidad, ellos no tendrían que comprarlos de otros clubes, así que ellos buscan e invierten.

La inversión en estos niños es considerable -todo desde el costo del entrenamiento a la pensión completa para algunos- pero cuando es bien hecho, la inversión en jugadores juveniles puede crear grandes ahorros por los clubes en el futuro. Uno de los peligros con este sistema es que con una inversión tan valiosa en las vidas de estos niños, hay expectativas intensas para el desempeño y atención de ellos.

Cada jugador que empieza con una de estas academias renombradas sabe la misma cosa: el desempeño es requerido a pesar de mantener un espacio en un programa. Marc Bartra, un jugador profesional que antes jugaba en el Barcelona, dijo esto sobre sus miedos durante su juventud en La Masia: “sabes que, aunque apenas estén un poco disgustados contigo, traerán a otro. Así es la academia del Barça. Cada niño del mundo quiere jugar allí… si no hago las cosas bien, el próximo año ellos estarán aquí y yo ya me habré ido a otro lado” (Bartra). Esta es presión inmensa, especialmente cuando uno tiene 9 o 10 años de edad. Para Bartra, todo salió bien. Él jugó para el primer equipo de Barca por 6 años, después continuó con el Borussia Dortmund, y finalmente con el Real Betis, pero para muchos de los niños en academias, esto es demasiado exigente. “En muchas ocasiones meten demasiada presión a los protagonistas, generando a la larga ansiedad y frustración por no llegar a la élite” (Naboulsi).

Además de las expectativas del club, muchas veces los niños tienen presión afuera de los entrenadores y colegas. Para muchos, fútbol es un escape de las condiciones económicas de sus niñeces, y a veces las expectativas del éxito en jóvenes están atadas a los ingresos potenciales. “Los niños son conscientes de que el fútbol los puede sacar de la pobreza y esa consciencia hace que lo vivan como un trabajo. Algunos padres dejan sus trabajos para llevar a los chicos a los entrenamientos. Tienen todas las fichas puestas en sus hijos” (‘Niños futbolistas’). Aquí, el fútbol se transforma rápidamente de un juego divertido a un juego económico, pero es difícil tener 9 años de edad y sentir que uno tenga obligaciones económicas.

Presión para los niños hoy también se manifiesta en las redes sociales. Como resultado del estado del Internet ahora y la influencia de los sitios como Instagram y Twitter, una subdivisión de jugadores juveniles son sujetos a una fama precipitada. Para Xavi Simons, un jugador de la Masia de 16 años, “Todo el mundo le dice eso de “llegarás al primer equipo”, y siendo un cadete, sus redes sociales parecen las de un profesional del doble de edad. Tiene un ejército de seguidores” (Naboulsi). Simons, nombrado por el leyendo de Barca, Xavi Hernández, empezó con La Masia cuando tenía 7 años de edad, y ahora, a los 16, tiene 2.4 millón seguidores en Instagram. Como resultado de su talento y edad, hay por lo menos 2.4 millón personas que anticipan éxito de Simons.

Seguidores actual de Xavi Simons en Instagram

En el mundo de las redes sociales, seguidores, fanáticos y promociones construyen las expectativas de estos jugadores juveniles. En julio de 2019, el Paris Saint Germain firmó a Simons con un contrato de tres años, cumpliendo las expectativas de la fama que había acumulado. Pero eventualmente, y en contraste con sus promesas, la mayoría de jugadores como Xavi Simons ellos descubren que no son lo suficientemente buenos (Pérez).

Xavi Simons llevando su camiseta juventud de Barcelona

Para los niños futbolistas, las experiencias de las academias pueden reducir las perspectivas de ellos a una identidad atlética, donde se perciben ellos mismos solo como un futbolista y nada más (Conn). El fútbol es inato a sus sentidos de identidad. Este rechazo de su identidad es casi inevitable, ya que sin sus primeras identidades, estos niños pueden sufrir una pérdida de autoestima y confianza (Conn). Cuando ellos tienen responsabilidades económicas o seguidores con altas expectativas, la caída desde la cima duele aun más.

Los Beneficios

A pesar del estrés, presión y foco frenético del programa, las academias ofrecen entrenamiento de primera categoría,  frecuentemente subvencionado en su totalidad o por un precio bajo. Cada año, la Masia extiende la oferta de residencia a 76 jugadores, y La Fábrica a 65 (Fahey, Fitzpatrick). Estos niños realmente comen, duermen y juegan fútbol. Cada parte de su vida desde su educación a su nutrición y diversión, es por cortesía del club. El precio de estos servicios de la educación y acomodación por un jugador está entre €35.000 y €40.000, y la mayoría del tiempo, los clubes prescinden de honorarios (Fitzpatrick). Además, para jugadores extranjeros, los clubes pagan por la mudanza de las familias a un apartamento más cerca. Desde este arreglo, el Madrid y Barcelona están asegurando que no hayan ningunas barreras financieras entre el mejor talento y oportunidad (Serna).

Más de 300 niños participan como estudiantes del día, jugando con el club y durmiendo con sus familias (Gsibat). Todos los niños, no importando si viven en residencias o no, reciben el mismo estilo de entrenamiento que los profesionales, el cual, en la Masia, trata de los juegos en espacios pequeños y el enfoque en posesión que le ha dado al Barcelona su reputación (Fahey). Para cada una de estas academias, se quieren entrenar los tipos de jugadores que les gustaría tener en su equipo, porque en la mayoría de los casos, un jugador juvenil pasará al mismo club después de su carrera juvenil. Para los niños en La Fábrica, esto significa entrenamiento con un enfoque en los ataques rápidos e implacables que son las esencias de Real Madrid.

Uno de los campos entrenamientos en La Fábrica

Los graduados afortunados juegan en las mejores ligas del mundo, y este entrenamiento provee la oportunidad para tener el mismo éxito- aunque la probabilidad es minúscula. Mientras el porcentaje de éxito es pequeño, el hilo de esperanza existe para ellos. Los niños pueden ver a sus héroes quienes, hace cinco o diez o hasta veinte años, entrenaban en los mismos sitios y esperaban un futuro similar.

En adición al entrenamiento sin rival, los nombres de La Masia y La Fábrica llevan una gran cantidad de peso. El prestigio y reputación de los clubes y el talento que producen son casi razón suficiente para probar. Profesional o no, madurando con estos clubes puede abrir puertas para los participantes jóvenes. Éric Bartra, el hermano de Marc Bartra, empezó en La Masia al mismo tiempo que su hermano, pero no terminó con él. Éric fue uno de los fracasos, pero su tiempo con La Masia y sus experiencias con el fútbol en su niñez crearon el trabajo perfecto para él. Ahora, “es el coordinador de fútbol base ahí en nuestro pueblo de un proyecto que conecta a futbolistas de distintos pueblos. Y lo adora. Vive para enseñarles a esos niños sobre táctica, técnica, y también sobre la vida y los valores” (Bartra).

Esta idea de valores nos lleva a uno de los beneficios más impactantes de las academias principales: la visión holística. Para la Masia, y para el Barcelona más generalmente, los niños son más que una estrella potencial. El club entero entiende y sigue la consigna, “més que un club,” que incluye entrenamiento supremo, educación y un enfoque en comportamientos aceptables para ambos el campo y vida real: humildad, esfuerzo, ambición, respeto y colaboración (Fahey). Idealmente, los niños obtienen las habilidades del fútbol además de las habilidades de liderazgo y un sentido de pertenencia (Serna).

La entrada a La Masia con el lema, “més que un club,” en la pared

Después del fútbol

El modelo de academias está perfecto en teoría- buscar el talento, traerlos a un lugar central y entrenar los al nivel más alto que es posible- pero una infancia tanta estructura es difícil por los niños. La niñez es un tiempo delicado en las vidas de ellos por el gran estrés y un enfoque monomaníaco en cualquier cosa. A pesar de las dificultades con deseo y ansiedad, el futuro para la mayoría de niños quienes terminan con el fútbol antes de convertirse en futbolistas profesionales resulta ser bueno. Ellos maduran y hacen otras cosas- van a universidades, trabajan en industrias profesionales, y tal vez jueguen fútbol en ligas recreativas en los fines de semana. Dedicación a un deporte, especialmente en una academia con un énfasis fuerte en principios y liderazgo, traslada bien a la dedicación a otros esfuerzos. Los clubes que se enfocan en los varios beneficios que traen el entrenamiento estructurado, ejercicio y la alegría de fútbol, crean niños mejores y más completos. Los jugadores juveniles igualmente son “més de un club.”

Al final del día, todo se reduce al azar. Cientos de niños juegan con La Masia y La Fábrica cada año por la oportunidad de tener éxito. La naturaleza humana nos implora a probar nuestra suerte siempre y cuando esté disponible, no importa la probabilidad, y especialmente cuando es niño. Para sus padres, “todos quieren que su hijo sean el nuevo Messi,” y si esta meta no se realiza, al menos lo intentaron (‘Niños futbolistas’). Si un chico de 9 años de edad le gusta el fútbol y quiere imitar a su ídolo, y tiene la oportunidad para entrenar como ellos, por qué no?

escrito por Barbara Lynn Weaver

 

Obras Citadas

Conn, David. “’Football’s Biggest Issue’: the Struggle Facing Boys Rejected by Academies.” The Guardian, Guardian News and Media, 6 oct. 2017, www.theguardian.com/football/2017/oct/06/football-biggest-issue-boys-rejected-academies.

Fahey, Jamie. “Eat, Sleep and Respect the Ball: inside Barcelona’s Modern La Masia | Jamie Fahey.” The Guardian, Guardian News and Media, 15 agosto. 2018, www.theguardian.com/football/2018/aug/15/barcelona-la-masia-messi-xavi-iniesta.

Fitzpatrick, Richard. “The Secrets of La Fabrica.” Bleacher Report Media Lab, Bleacher Report, 3 nov. 2016, thelab.bleacherreport.com/the-secrets-of-la-fabrica/.

Gsibat, Ibrahim. “The Top 8 Youth Academies in World Football.” Bleacher Report, Bleacher Report, 2 oct. 2017, bleacherreport.com/articles/1024707-the-top-8-youth-academies-in-world-football#slide0.

Pérez, Ángel. “Xavi Simons Firma por El PSG y Deja El Barcelona.” Mundo Deportivo, 23 jul. 2019, www.mundodeportivo.com/futbol/fc-barcelona/20190723/463671145572/xavi-simons-anuncia-que-deja-el-barca.html.

Romeo, Claudia, and Michael Calvin. “Children at Football Academies Are More Likely to ‘Get Hit by a Meteorite’ than Succeed as Professionals – Here’s the Shocking Statistic.” Business Insider, Business Insider, 29 jun. 2017, amp.businessinsider.com/michael-calvin-shocking-statistic-why-children-football-academies-will-never-succeed-soccer-sport-2017-6.

Naboulsi, Omar. “Las Estrellas Del Mañana: Así Es El Negocio De La Precocidad Futbolística.” PlayGround, PlayGround, 5 sept. 2017, www.playgroundmag.net/sports/ninos-futbolistas-prodigio-negocio-Mino_22803878.html.

“’Niños Futbolistas’, El Lado Oculto Del Negocio Del Fútbol.” La Vanguardia, 16 sept. 2013, www.lavanguardia.com/libros/20130913/54381375104/ninos-futbolistas.html.

Serna, Andrés Felipe Bedoya. “Los Niños No Son Objeto De Negocio En El Fútbol.” Los Niños No Son Objeto De Negocio En El Fútbol, El Mundo, 26 feb. 2017, www.elmundo.com/noticia/Los-ninos-no-son-objeto-de-negocio-en-el-futbol/47157.

Sokolove, Michael. “How a Soccer Star Is Made.” The New York Times, The New York Times, 2 jun. 2010, www.nytimes.com/2010/06/06/magazine/06Soccer-t.html.